Inocencio X de Velázquez - Alberto Romero Gil
101
post-template-default,single,single-post,postid-101,single-format-image,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
velazquez-papa-inocencio

Inocencio X de Velázquez

Todas las mañanas antes de empezar a pintar me gusta sentarme en el estudio un rato, y dedicar un tiempo a observar y pensar. Unas veces en mi cuadro o en el que vendrá, en el motivo a representar, en el futuro o presente, pero lo que más necesito hacer es coger unos cuantos libros para contemplar y estudiar cómo otros pintores han resuelto aspectos que tan cuesta arriba se me hacen. Por ello, estos días he reproducido en papel para colgarlos algunos cuadros en la pared del estudio.

Uno de esos cuadros es el retrato de Inocencio X de D. R. De Silva y Velázquez. Creo que no hay en toda la historia del Arte un retrato que haya llegado tan alto, y no sólo en técnica. Ana y yo lo pudimos contemplar en directo en el viaje que hicimos el pasado verano a Roma, la verdad es que nos quedamos mudos, era impresionante, allí solo, en una sala con una presencia que imponía, ¡daba miedo!. Es maravilloso ser testigo del talento de un hombre que mediante la magistral utilización del lenguaje de la pintura es capaz de sintetizar la esencia de un hombre y su sociedad. ¡Y encima de una manera que parece fácil!. Como dice un amigo gaditano, ¡ese hombre parece que suda! (y en todo su significado).

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies