Menu

12768266_641882725950217_3094801601249567533_o

FERIA AFFORDABLE ART FAIR BRUSSELS

Este fin de semana mis trabajos estarán expuestos en la feria Affordable Art Fair Brussels gracias a la galería PontArte.

La obra estará presente del 26 al 29 de febrero de 2016


12622226_630915690380254_9047941888050799800_o

FERIA KUNST EN ANTEK WEEKEND

Este fin de semana mis trabajos estarán expuestos en la feria Kunst en Antiek Weekend gracias a la galería PontArte.

La obra estará presente del 27 al 31 de enero de 2016


Foto_alberto_romero_gil

Febrero

Durante muchos años rondaba en mi cabeza pintar el cementerio de mi ciudad, pero nunca acababa de decidirme, unas veces porque dudaba del tema, otras porque no me veía capaz. Pero el año pasado decidí que, ocurriera lo que ocurriera, tenía que empezar ya. Después de unos días de idas y venidas pidiendo los papeles necesarios para pintar y todo ello muy bien atendido por una chica que se habría extrañado menos si hubiera entrado en la oficina con un muerto en vez de con un caballete, pude empezar.

Estuve pintando todo los días de febrero que el tiempo y los asuntos de la vida me permitieron. Durante aquellos días metido en aquel cajón de cemento nunca tuve tan claro lo que corre el tiempo y sus inmediatas consecuencias en la observación objetiva. El sol se movía a tal velocidad  que en dos horas las sombras se contradecían. A medida que se acercaba marzo notaba todavía más esos cambios.

El último día de febrero recogí los trastos y ya no los guardé en el cuarto que tan amablemente el personal de mantenimiento me había cedido. Volví al estudio con la esperanza de que el próximo año, cuando llegara febrero, siguiera intacto mi interés por el tema.

Llegó febrero y una llamada del departamento de dibujo de la facultad de bellas artes de Barcelona ha hecho que no pise el cementerio este año. Dejando el cuadro pausado hasta febrero de 2016. Lo más curioso es que una de las asignaturas que he estado impartiendo es anatomía, específicamente la osteología. Si lo pienso bien, de hecho, he seguido estudiando y observando huesos, pero desde otra perspectiva. En cierta manera no he salido del cementerio.


Pecios

Empecé septiembre abriendo la temporada expositiva de la galería Haurie de Sevilla y hoy inauguro mi nueva exposición, titulada Pecios, que cerrará la temporada expositiva de la galería Sala Parés.

Pecios el título de la exposición, entre otras cosas, es un homenaje a un escritor que he descubierto estos meses y del cual me he quedado prendado. Llevo varias semanas leyendo, en el trayecto en tren que me conduce hacia la facultad de bellas artes, El Jarana de Rafael Sanchez Ferlosio. Es una novela que me ha cambiado por completo, y de la que seguro dejará un poso en mi trabajo. No puedo hacer otra cosa que recomendar fogosamente su lectura.

La inauguración es el jueves 11 de junio a las 19:30h. Y la exposición estará abierta hasta el 11 de julio.


Vencido por una mesa

La realidad es severa. Todo lo que pongo sobre la mesa coge enseguida una rotunda presencia incontestable. Es difícil descifrar el camino a seguir para llegar a su profundo secreto, tanto que me contentaría con resolver el espacio que hay entre dos objetos, por muy pequeño que sea este, y dejar el resto del cuadro en blanco.

Lo que tengo delante no es tan solo una imagen, aquello tiene aire e incluso experiencia genética, por ello me resisto a pintar como si lo único que importara fuese capturar, con mayor o menor habilidad, una simple imagen de aquello. Hay mucho más. Miro y huelo esos alimentos desde el caballete y la objetividad desaparece. Me inundo de sentimientos encontrados, la dignidad de ser alimento contrasta con la visión grotesca de quien lo engulle y me pregunto como pintar ese equilibrio.

Tengo ante mi naturalezas muertas, objetos inertes. Pero en cambio, esa mesa está llena de vida, de cambios y matices. Es curioso como al retirar los objetos, la mesa me devuelve un lienzo con una carga pictórica insuperable. Ese lienzo está más vivo que cualquier cuadro que haya pintado o pueda pintar.

Y ¿cuál es su misterio? la mesa es partícipe de la realidad, no interpreta, no observa, ella forma parte de la misma experiencia vital y de ahí su incontestable verdad, ese es su secreto ¿Y cómo consigo ser yo participe, ser experiencia, si soy espectador?

¿Como pintar con la transparencia de los Retratos de El Fayum cuando ya has visto a Bacon o a Giacometti?

Estar sin aparecer .…me es absolutamente imposible.


GALERÍA HAURIE

Ya de vuelta de Sevilla, una ciudad bonita y muy agradable. Allí en la galería Haurie dejé al cuidado de Magda y Ana, mis obras esperando que alguien quiera compartir el gozo de mirar Sevilla con algunos de mis cuadros.

La exposición permanecerá abierta hasta el 25 de octubre. Toda la información en la galera Haurie.


SOBRE LA MESA

Tengo el privilegio de abrir temporada en la galería Haurie de Sevilla. La exposición  titulada “Sobre la mesa” estará abierta desde el 25 de septiembre hasta el 25 de octubre, siendo la inauguración el propio 25 de septiembre a las 20h.

El video que acompaña estas lineas está inspirado en un poema que adoro, “Vencidos” de León Felipe. Me siento profundamente reflejado en él y no en pocas ocasiones a sido un fiel reflejo de mi estado de animo.

Cada año que pasa, cuanto más profundizo en la pintura, es cada día más habitual que después de batallar con la realidad, tras mucho esfuerzo cobre consciencia que sólo podré optar a pactar mi derrota.

Podéis leer el poema en este enlace y si queréis ver todas las fotos utilizadas en el video podéis verlas aquí.


EL IMPACTO DE LO NUEVO

El impacto de lo nuevo son ocho documentales que realizó Robert Hughes para la BBC2 entre 1979 y el 80, y no puedo otorgarle otro calificativo que no sea magistral. El despiece del arte del siglo XX es conciso y astuto.

En el último capítulo titulado “El futuro que fue”, R. Hughes relata una crítica feroz a Courbet.

Honoré Daumier:

¿De qué fabuloso acoplamiento  de una babosa con un pavo real, de qué antítesis genital, de qué fangos cenagosos puede haber sido engendrada esta cosa llamada Messier Gustave Courbet. Bajo qué invernadero con la ayuda de qué estiércol. Como resultado de que mezcla de vino, cerveza, mocos corrosivos y flatulentas hinchazones pudo crecer esta ruidosa y peluda calabaza? Esta barriga estética, esta imbécil e impotente encarnación del ego.

Reflexion de Robert Hughes.

Ya no se escribe una critica de arte como ésta, no por timidez editorial, sino  porque nadie se siente amenazado por las obras de arte como Daumier se sintió amenazado por Courbet. Daumier usó la clase de lenguaje que utilizan las sociedades para autoprotegerse y castigar a sus ofensores. Y su frenético insulto fue en cierto modo una especie de halago de rebote. Pues brotaba de una intensa fe en la importancia de lo que el arte decía y de que sus obras tenían repercusión en el mundo real.

La reflexión final de Hughes sobre la agresividad del crítico me hicieron pensar en los insultos que Rosa Olivares y Lola Garrido hicieron a Antonio López en unos comentarios en el Facebook a colación de un articulo de Rosa en Exit-Express sobre el cuadro de la Familia Real.

Transcribo textualmente el comentario (enlace al comentario):

Rosa Olivares: “Efectivamente, señores y señoras, cuando alguien tarda tanto en hacer algo que es su oficio, quiere decir que o es un vago o no sabe de su trabajo, no sabe lo que quiere contar. En este caso Lopez creo que es mal pintor, dibuja mal, es inseguro y creo que hasta vago. El completo

Lola Garrido: “Rosa, exactamente. Pero hay sigue empeñado en que sus cuadros son lo más, y camuflado en su sencillez de artista intocable.! Y a 100 millones señores!

Alguien con dudoso nivel intelectual debió de sentirse amenazado. Es a mi juicio la misma amenaza que sienten muchos pintores figurativos ahora adheridos al club de moda “Yo también critico a Antonio López”. Supongo que son las mismas personas que en su día decían, que Velazquez solo sabía pintar cabezas. En todo caso, creo que Antonio López se ha ganado el derecho a opinar.

El impacto de lo nuevo llega a su fin cuando el arte actual empezó a inundarlo todo. Hoy tengo claro que el arte establecido se ha convertido en un sinsentido, y que algo debe de empezar a cambiar para volver a la sensatez, y no me preocupa, porque ocurrirá. Pero en esa fiesta del cambio aflorarán voces y territorios (Gurus, Museos, Concursos…) donde los hasta ahora rechazados y despreciados nos sentiremos, a modo de cantos de sirena, acogidos y entendidos. Pero lo importante no es que alguien opine igual que tú, sino que el razonamiento detrás de su opinión merezca la pena. Pues nadie puede negarle a Hitler que el agua moja, lo importante es qué pretende hacer con el agua.

Dejadme que acabe con las últimas palabras de Robert H en el impacto de lo nuevo:

Terminamos donde empezó la modernidad, a los pies de la torre Eiffel; la etiqueta sugeriría que pronosticara acerca de qué ocurrirá en los tiempos venideros. No lo haré, porque no lo sé. La historia nos enseña una cosa cierta; cuando los críticos sacan la bola de cristal e intentan adivinar como será el futuro, casi siempre se equivocan. No creo que existan precedentes de una carrera hacia la insignificancia como la que hemos visto en los últimos quince años en el nombre del futuro de la historia. El famoso radicalismo del arte de los años sesenta y setenta ha resultado ser una especie de espectáculo necio, una adivinanza violenta, una forma de evitar el sentimiento. Creo que ya no vamos a estar obligados a mirar a una caja de contrachapado, una hilera de ladrillos en el suelo o una cinta de video de algún imbécil de la Universidad central de la Paranoia clavándose agujas pensando: esto es lo verdadero, este es el arte necesario de nuestro tiempo, esto merece ser respetado, porque no lo es, no lo fue y a nadie le importa. Lo cierto es que cualquiera, con la excepción de un niño, puede hacer cosas de ese estilo, porque  los niños tienen una especie de relación sensual y compleja con el mundo a su alrededor que la modernidad en sus años de decadencia estaba intentando negar.  Esa relación es el paraíso perdido que el arte quiere devolvernos, no como niños sino como adultos. Es también lo que lo moderno y lo antiguo tienen en común, Pollock con Turner, Matisse con Rubens o Braque con Poussin. Y el proyecto básico del arte es siempre hacer del mundo algo comprensible y completo, restaurarlo para nosotros  en toda su gloria y ocasional perversidad, no mediante la razón sino mediante el sentimiento. Y luego cerrar la distancia entre tú y lo ajeno a ti, y de este modo pasar del sentimiento al significado. No es algo que puedan hacer los comités, no es una tarea realizada por grupos o movimientos, sino por individuos, cada persona mediando de alguna manera entre un sentido de la historia y una experiencia del mundo. Esta tarea es literalmente inacabable, y aunque ya no tengamos una vanguardia, siempre vamos a tener arte.

Las maravillosas fotos que ilustran el texto fueron cedidas generosamente por el pintor Luis García Mozos


foto-obra-alberto-romero

LAS MOSCAS SE PASEAN SOBRE LA MESA

No pinto cualquier cosa y no lo pinto de cualquier modo. Preparar la mesa, encontrar la relación entre los objetos, la luz y mi mirada me pude llevar días, incluso semanas. Separar un centímetro una calabaza de un huevo es la diferencia entre pintar la luna en relación a la tierra o de Marte a ésta misma.

Pero el tiempo que necesito no va paralelo al propio ritmo de los objetos. La vida me sobrepasa. Cuando todo está en su sitio y comienzo a pintar sé que en muchas ocasiones el cuadro quedará detenido antes de poder añadir todo lo necesario para darlo como concluido, pero eso no me detiene, me basta con la satisfacción de haber sido partícipe.

Ya empiezo a ver pasear las moscas sobre la mesa. Me queda poco tiempo.

 


foto-exposicion-alberto-romero

Maestros // Alumnos

Dicen que la mujer madura mucho antes que el hombre, supongo que como en todo hay excepciones, pero no fue ese mi caso. Yo llegué a la Facultad después de aprobar el bachillerato con un proyecto final (denominado treball de recerca) sobre el manga, en cambio Ana, ese mismo trabajo lo realizó sobre Antonio López.

Fue en la Facultad de Bellas Artes, mientras yo seguía pensando en viñetas, que Ana me habló de un pintor que admiraba mucho. Y como yo no perdía una oportunidad de estar a solas con ella, si había que ir a la biblioteca, se iba.

Y quién me lo iba a decir.  Aquel día Ana cambio toda mi perspectiva del arte. Puso ante mí el detonador que me ha hecho ser lo que soy ahora y quince años después, por sorpresa, sin creérmelo todavía; un cuadro de Ana y otro mío compartirán paredes con el maestro y otros tantos grandes pintores.
Como siempre, puedes seguir todo el desenlace en las redes sociales como Faceboock, Twitter o Flickr.

VER CARTEL

LISTA DE PARTICIPANTES

MAESTROS

Antonio López García

María Moreno

Julio López Hernández

Paco López Hernández

Isabel Quintanilla

José María Mezquita

Clara Gangutia

José Hernández

Carmen Laffón

Fernando Bellver

Ouka Leele

Guillermo Pérez Villalta

ALUMNOS

Pedro Quesada

Alfonso Luque

Pablo Carnero

Carmen Chofre

Damian Flores

Ana García Pérez

Alberto Romero Gil

Rafael Caballero

Jorge Abad

Eduardo Palacios

Rafel Bestard

Juan M. Sorroche

Luis Miguel

Akihito Asano

Eduardo Alsasua

Alberto M. Girando

Juan J. Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR